¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

sábado, 18 de enero de 2014

Calderas volcánicas.



El Teide, Tenerife. Mar de nubes.
 
     Un caldera volcánica es una depresión, más o menos circular o elíptica y de escarpadas paredes, que se produce por el desmantelamiento parcial de una estructura  volcánica. Fundamentalmente se distinguen tres tipos de calderas, según su origen:
     1.- De hundimiento. Se producen cuando una capa de material volcánico solidificado se queda elevado respecto a la bolsada magmática que la alimenta debido a una interrupción temporal de aporte ígneo o  a una disminución significativa de aporte de material fundido, por lo que, por gravedad, tiende a caer, hundiéndose  el  terreno y formando  la caldera. Por ejemplo, la caldera de las Cañadas del Teide, en  Tenerife , en las islas Canarias. Y también las calderas de Sete Cidades y de Fornos, en la isla de san Miguel, en las Azores.
 
Caldera de las Cañadas del Teide, Tenerife.
Las Cañadas del Teide, Tenerife. Vista interior de la caldera  con paredes verticales,y coladas de relleno posterior.
    
Caldera y lagos de Sete Cidades, san Miguel (Azores).
Caldera de Fornos, en san Miguel, Azores.
 
     2.- De explosión. Se originan cuando la lava fundida ascendente entra en contacto con el área de influencia de algún acuífero de la zona, por lo que la presión resultante del vapor de agua generado produce  una gran presión que dando erupciones muy violentas y explosivas. La Caldera de Bandama, en Gran Canaria, es un ejemplo de este tipo de caldera.
 
Caldera de Bandama, Gran Canaria.
 
     3.- De derrame. La acumulación de grandes cantidades de material fundido en el interior del volcán puede llegar a afectar a alguna zona de fragilidad del cono volcánico, por lo que la lava tiende a salir, rompiendo la estructura del volcán, derramándose por gravedad. Por ejemplo, la caldera de  Taburiente, en la isla canaria de La Palma se abrió camino por el actual  Barranco de Las Angustias hasta el mar, en la zona suroeste de la isla.
 
Paredes verticalizadas de la Caldera de Taburiente, en La Palma.
Barranco de las Angustias, en La Palma: zona de salida de la caldera al mar.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario