¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Tifones y construcción en Estados Unidos.

Tifón.

     Este mes de noviembre se han producido en el interior de Estados Unidos más de 80 tifones. No es algo nuevo allí, pasa todos los años, y nosotros desde aquí los conocemos sobre todo por las películas y documentales, aunque de vez en cuando se produce por el este peninsular alguno de escasa repercusión y daños.
     Cuando se contemplan en televisión los efectos del paso de uno de ellos por los extensos pueblos norteamericanos hay algo que no cuadra, que resulta poco coherente con el supuesto poderío económico-social de la gran potencia mundial. ¿Cómo es posible que les pase eso a ellos con lo preparados que están para todo,  especialmente en  infraestructuras (y en armas...)? Pues les sucede cada año, nada más ni nada menos, porque más del 80% de la construcción de viviendas se realiza allí en madera, lo que le confiere a la estructura de la casa un aspecto precioso y “de cuento” por fuera, pero realmente se parece más a la casita del cuento de “ Los tres cerditos” por inestable y precaria. Entonces, si esto es un fenómeno que se repite anualmente y genera multitud de daños, ¿por qué en la actualidad el tipo de vivienda unifamiliar de EEUU sigue siendo de madera?
     Si se preocupan de buscar en internet los motivos pueden encontrar frases y argumentos del siguiente tipo:

Estados Unidos tiene mucha montaña y zona boscosa. La madera es fácilmente accesible en Nueva Inglaterra, costa oeste y el medio oeste, fácil de trabajar, barata y fácil de reparar. Desde los años 50 EEUU es el primer productor-consumidor mundial de madera aserrada hasta la explosión de China. Las casas de ladrillo son también muy comunes en las zonas donde existen yacimientos de arcilla , pero el ladrillo es pesado para el transporte de manera que la navegación a grandes distancias hace que no esté disponible a precios competitivos en muchas zonas del país.

  Para un norteamericano medio la casa es un bien temporal y pasajero. De hecho, cambian de casa en promedio unas 5 o 6 veces en toda su vida. No les conviene endeudarse con inmuebles más caros. Por ello, si van a vender 5 casas durante su vida buscarán el máximo beneficio posible y por eso prefieren menores gastos en la construcción.

 Existe también una razón impositiva, los impuestos que se pagan por construir una casa de ladrillo u hormigón son muy superiores a una construida por el método tradicional.

 Este tipo de casas se compran sobre plano y la construcción no requiere mano de obra muy especializada.  Muchas veces son los propios compradores los que montan su vivienda entrando en una  dinámica de personalización con auto-bricolaje,  muy propio de la cultura estadounidense.

  La madera es un material flexible que permite reducir la formación de grietas durante pequeños seísmos. Su comportamiento ante los terremotos es mejor por su flexibilidad, rigidez y menor peso y aunque las técnicas modernas de cimientos antisísmicos de las construcciones tradicionales las hacen incluso más seguras, los americanos prefieren enfrentarse a un terremoto dentro de casas de madera.

  ¿Cómo se protegen de los tornados y huracanes? Siguiendo la tradición constructiva, levantan sus casas de madera, pero construyen también un sótano de ladrillo y hormigón. Cuando se alerta de un tornado (cuya trayectoria es impredecible) las familias se refugian en el sótano. El tornado se podrá llevar su casa de madera pero no a ellos. El seguro se encargará del resto.
 Fotografía tomada en noviembre de 2013 en una de las localidades norteamericanas que han padecido los tifones. Se observa una sola casa en pie. Es debido a que esa vivienda se construyó  con ladrillo y hormigón. El resto "eran" de madera, las pobres... Y lo más curioso es que el propietario de la casa que se ha salvado es español...
 
     Pero lo más preocupante, desde un punto de vista medioambiental, es la falta de noticias sobre la macroexplotación maderera de bosques americanos que se tiene provenientes de famosos colectivos ecologistas como Greenpeace, ONG muy extendida e implicada en todo tipo de temas en Estados Unidos, pero, al parecer, “desaparecida en combate” para este. Sin embargo, cuando quieren hacer algo al respecto lo hacen, como por ejemplo en relación al desastre ecológico que se está llevando a cabo hoy en día, incontroladamente,  en las selvas del Congo (http://www.greenpeace.org/espana/es/news/2013/Marzo/Greenpeace-denuncia-ilegalidades-en-el-sector-forestal-de-la-Republica-Democratica-del-Congo/).  ¿Y en los Estados Unidos? Será que no quieren contrariar a los empresarios que les subvencionan, como la familia Rockefeller, por ejemplo?  No seamos malpensados…

1 comentario:

  1. Yo añadiría que el sistema capitalista se sostiene gracias a un desorbitado consumismo, así que le viene de perlas una barrida de todas las viviendas cada año. Así generan riqueza y empleo. Eso así, a costa de esquilmar a la naturaleza... Un saludo

    ResponderEliminar