¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Sacar petróleo en Canarias.



     Parece ser que el petróleo detectado frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote va a ser sacado de las entrañas de la Tierra a partir de mayo de 2014. Este se encuentra bajo varios centenares de metros de sedimentos terciarios situados a más de 1000 metros por debajo del  fondo marino en esa zona. Los sondeos realizados se localizan a unos 60 km de las costas canarias, y casi a 100 km de las africanas.
     Según El País (14 de noviembre): “Repsol estima que los yacimientos de Canarias pueden albergar unos 898 millones de barriles de crudo (el pronóstico más optimista eleva esa cifra a 2.277 millones), capaces de abastecer el 10 % del consumo del país y de rebajar las facturas de España en importación de crudo en 30.000 millones de euros en los próximos 20 años”.

    
      Pero no va ser fácil el convencer a las autoridades canarias, que además de ser guiadas por los consejos medioambientalistas de Ecologistas en Acción y Greenpeace, argumentan datos que se enfrentan directamente con la vertiente social del concepto de desarrollo sostenible. Veamos. Se esgrime con fuerte vehemencia que se tiene miedo a un vertido de crudo al mar cuando se saque, con el consiguiente posible deterioro de los ecosistemas marinos (dicen de túnidos y de paso de cetáceos) de esas aguas. Desde luego  es correcto exigir el estar vigilantes y con el compromiso de pronta y correcta actuación en caso de accidente o vertido incontrolado al mar, aunque en mi opinión ese riesgo no debe invalidar el proyecto. Se dice, además,  que las plataformas petrolíferas van a afear la bonita vista desde las islas, por lo que no se controlará de ninguna manera posible el  gran impacto visual que allí se va a producir.
     Pues bien, sin ánimo de ofender a nadie ni de pensar que los dirigentes canarios no saben lo que dicen (lo de las oenegés ecologistas es otra cuestión…) está claro que no se enteran de varios puntos. El primero, y aunque hay que reconocer que el impacto visual puede ser molesto, ese inconveniente óptico no deja de ser eso, algo visual, poco hiriente con el medio ambiente, aunque desde el mundillo conservacionista muchos se rasguen las vestiduras por ello. Y en segundo lugar, habría que pedirles a esas autoridades que se pongan a reflexionar un minuto (supongo que no es mucho…) para que se den cuenta de cómo se desplazan ellos desde las preciosas islas Canarias al resto del mundo, y viceversa. Y lo que es más, cómo quieren que vayan, o sigan yendo, los 5 millones de turistas que les dan de comer. Que yo sepa casi todo el mundo viaja a las islas en barco (pocos) o en avión, que precisamente no van a pedales. Necesitan un carísimo combustible, contaminante como pocos, que llenan los depósitos de esas naves. ¿El impacto ecológico que se produce en el lugar de la extracción del petróleo que sirve para hacer el combustible con el que funcionan los aviones que viajan a las islas (perdón por el pedazo de frase…) , y que aquí quieren evitar a toda costa, les importa poco? ¿Es que tienen una conciencia ecológica selectiva? ¿Querrían quedarse sin turistas, porque no puedan ir, por conservar intactos esos yacimientos de petróleo en sus lugares de origen? ¿Les llevarán en larguísimas travesías desde la península los productos naturales, los de comer, perecederos ellos, que allí no tienen? Porque, salvo plátanos, el resto de alimentos además de casi todo lo demás, ¿de dónde  los consiguen? ¿Van flotando sobre las aguas? Y por último, ¿es posible que alguien sensato quiera que en estos momentos sociales en los que vivimos se pongan por delante esos excesivos, puntillosos e insolidarios prejuicios medioambientales ante la posibilidad de sacar petróleo de nuestro subsuelo? Exijamos un severo control y seguimiento ecológico en el proceso de extracción y manipulación del producto, y cuidado extremo del entorno y sus ecosistemas, pero sin crear alarmismos innecesarios ni hacer demagogias baratas. Vivimos como vivimos gracias al petróleo, y ellos, los canarios, sobre todo. ¿Cómo vivirían allí  sin ese recurso geológico? ¿De qué va esta gente?
Turistas llegando a Canarias.
 

2 comentarios:

  1. José Antonio Sánchez Gimeno15 de noviembre de 2013, 2:03

    Completamente de acuerdo, además de buenismo se exige ser coherente cuando se trata de asuntos serios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Antonio. Ya sabes que el "buenismo", que habitualmente se ha confundido con ser "justo" y democrático, ha hecho mucho daño en la toma de decisiones coherentes. Un abrazo!

      Eliminar