¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Sin Geología y sin saber el porqué.


     Hace unos días, el 12 de noviembre, la Diputación General de Aragón ha enviado al ministerio su propuesta de alegaciones al proyecto de ley de reforma educativa (LOMCE). La Comisión Mixta Universidad-Enseñanzas Medias en defensa de la Geología, a la que pertenezco, había solicitado con antelación una entrevista con la consejera de educación aragonesa con el fin de exponer las razonas por las que la asignatura de Geología no debe ser eliminada de la parrilla de materias de los bachilleratos. No solo no hemos sido recibidos, sino que han presentado sus alegaciones sin contemplar la posibilidad de seguir impartiendo esta necesaria asignatura en nuestras aulas preuniversitarias. Eso se llama “tener en cuenta”  las opiniones de los distintos colectivos educativos.
     No entraré aquí a discutir sobre lo adecuado que resulta que en esa misma propuesta de Aragón se destaque un más que significativo refuerzo de la asignatura de Religión católica,  así como la reintroducción de las también eliminadas en el anteproyecto ministerial  Economía y Tecnología. Cualquier persona mínimamente culta sabe que hoy en día es necesario formar a los jóvenes en temas tan necesarios como los económicos o los tecnológicos. Lo de la Religión es otro tema, escandaloso a mi juicio, pero no lo trataré ahora. Pero en relación con la Geología, y  Ciencias de la Tierra y medioambientales (CTMA) que queda relegada a asignatura optativa en 1º de bachiller, y no de obligada oferta,  es de escándalo educativo. Bien sabe Dios, si es que existe, que me gustaría saber con exactitud los motivos por los que se hace esto. No han dicho nada de nada. Han callado una vez más. En ningún medio se ha explicado nada del porqué se desprecia así esta materia.  En tiempos socialistas, aquí en Aragón, ya se intentó también quitar de en medio esta asignatura, aunque sin éxito, pues en esa ocasión (en 2005), y en el último momento, aún pudimos conseguir que se siguiera impartiendo. Pero tampoco entonces, como ahora, se  dio una explicación, aunque no fuera  convincente, del porqué se  elimina la Geología de los planes educativos. Es incomprensible y cobarde.
 
    
     Desde luego no incidiré de nuevo en explicar o enumerar las muchísimas razones por las que debe seguir siendo impartida esta materia. Si alguien está interesado en el tema que se ponga en contacto conmigo y le enviaré documentación. Pero cuando se tienen intereses ocultos desde la administración (ocultos pues no se desvelan en absoluto) para que una materia de la importancia social de ésta se elimine de la educación, es que algo importante pasa, aunque lo desconozcamos. Y a esto hay que añadir la pasividad de muchos colectivos supuestamente interesados por la naturaleza y su conservación, que no son capaces de abrir la boca en defensa de algo tan importante y transcendental como la situación de aniquilamiento académico en ciencias naturales  que estamos viviendo. Claro, por otro lado no me sorprende nada, pues los grupos conservacionistas suelen brillar por su desconocimiento radical de temas geológicos, algo comprobable en sus múltiples manifestaciones populares,  por lo que realmente no creo que piensen que se está haciendo algo malo a la educación si se prescinde, así, de cuajo, de algo tan prosaico como la Geología. Supongo entonces, más bien,  que puede ser  una cuestión de ignorancia supina en cuestiones  geológicas, o tal vez porque tienen miedo a perder sus subvenciones estatales si protestan por algo que les importa tan poco. Luego querrán que la gente se eche a la calle cuando se solivianten por temas medioambientales que nadie entenderá (ni ellos) ni tendrá preparación para entenderlos; o que aplaudamos sus numeritos circenses  hasta con las orejas cuando los veamos colgados de las chimeneas de una central nuclear. Ellos sabrán lo que hacen, pero están perdiendo clientela a toda velocidad.
 

     En breve será la reunión de los consejeros autonómicos con el ministro. Como casi siempre estará ya casi todo decidido y poco se podrá hacer, aunque son imprevisibles. De momento, y en esto hay que dar gracias de tener tozudez aragonesa, la Comisión Mixta en defensa de la Geología  acaba de solicitar una nueva entrevista a la consejera de Aragón;  además se convoca para el día 13 de diciembre  una asamblea de profesores de Biología y Geología de Enseñanzas Medias, y  a alumnos y profesores de Geología de la Universidad,  a través de la coordinadora de CTMA del Departamento de Ciencias de la Tierra. En esa reunión se informará de cómo van los trámites ya realizados por la Comisión desde su constitución,  y se comunicará formalmente la convocatoria de una manifestación de estos colectivos para el día 19 de diciembre, miércoles, a las 7 de la tarde frente al Edificio Pignatelli (sede de la DGA en Zaragoza) con el fin de exponer a esta sociedad que seguimos en la lucha de defensa de lo que consideramos esencial para el bienestar de ella misma y para la formación de nuestros futuros adultos. No sé si conseguiremos algo, pero por lo menos lo intentaremos hasta el final.
     Los de mi generación, acostumbrados muchos de nosotros a manifestarnos en la época de la transición, sabemos cómo hacerlo. Y además, aquí en Aragón, nos respalda un hilo conductor común que nos sirve a todos de apoyo en los momentos difíciles o cuando queremos conseguir algún objetivo común, ya sea luchar contra el trasvase del Ebro o manifestar la oposición, como ahora,  a algo tan concreto como defender la Geología. Sin estridencias, sin violencia, pero con perseverancia. Aunque muchos no lo crean, sí, son nuestras “canciones de guerra”, esas que todo el mundo conoce y que compuso nuestro José Antonio Labordeta, las que nos hacen temibles e irreductibles (¡esto no es un farol!). “Somos…, como esos viejos árboles…”.
 

2 comentarios:

  1. Hola Enrique. La verdad es que alucino, no me quedan comentarios para esto. Solamente preguntarte si la convocatoria a esa asamblea es abierta y, de ser así, dónde y cuándo exactamente está prevista su celebración. Desde luego la información dentro del Departamento de Ciencias de la Tierra (acudo allí a diario a ver si por fin acabo la Tesis) brilla por su ausencia. Si quieres más privacidad, puedes contactar conmigo por e-mail.
    Mucho ánimo. Por supuesto tenéis mi apoyo y seguramente podréis contar con mi presencia en la manifestación.
    Un saludo,

    Jorge

    ResponderEliminar
  2. Y se me olvidaba destacar otra estrofa de la misma canción del siempre magnífico Labordeta:
    "Somos igual que nuestra tierra suaves como la arcilla duros del roquedal."

    ResponderEliminar