¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

lunes, 21 de diciembre de 2015

La "pirámide" de Cañete (Cuenca).


Monte considerado como pirámide en las proximidades de Cañete.
    
      En busca de la noticia o reportaje esotérico los reporteros del programa de Iker Jiménez, Cuarto Milenio, visitaron recientemente Cañete, en la provincia de Cuenca, para comprobar la posibilidad de que hubiera allí cerca una posible pirámide olvidada. El dato inicial había salido en prensa regional castellano-manchega debido a las “excavaciones” y “hallazgos” que un vecino de esa localidad había hecho recientemente en una pequeña montaña situada en una zona del próximo valle.
 

Vista aérea de la montaña piramidal de Cañete.
    
     La elevación, de casi 60 metros de altura, puede verse  desde lo alto como una forma casi geométrica con un aspecto de pirámide, yo diría que tetragonal, y que no cuadrangular como son las típicas pirámides. Los escalones que se supone que tiene de arriba a abajo, y que solo son visibles  en la cima de la montaña, están realizados con bloques calizos cuya disposición entre ellos es debida, sin duda, a la acción antrópica. La disposición entre los bloques no es natural. Y no es de extrañar,  pues esa zona está nutrida de abundantes yacimientos celtíberos que situaban sus atalayas o sus puntos de vigilancia en lugares concretos elevados y aislados con el fin de visualizar bien el entorno, tal y como está acreditado en abundante bibliografía.
 

Bloques/sillares del peldaños superior del monte. Carniolas del Rethiense.
Bloques calcáreos con disposición artificial.
 
     Desde un punto de vista geológico los materiales que componen la ya famosa “pirámide” de Cañete son  yesos y arcillas margosas de la facies Keuper, materiales típicos de lo que se denomina el Triásico de tipo “germánico”, de la era Secundaria o Mesozoico, el cual aflora en numerosas zonas de la Cordillera Ibérica. Y corresponden a un amplio episodio temporal  situado, aproximadamente, entre los 230 y 210 millones de años. Estas rocas, sin ningún tipo de afloramiento de escalón alguno en la supuesta pirámide, ya sea de tipo natural o antrópico, quedan por debajo de unos niveles carbonatados correspondientes a las denominadas carniolas del Rethiense. Estas calizas son, sin duda, las que han sido usadas en el “diseño” de la plataforma o escalón cuadrangular, visible en parte, en la cima del montículo y que ha servido para animar la mediática consideración piramidal  del conjunto. Esos materiales calcáreos se depositaron desde los 210 hasta los 200 millones de años más o menos, entrando ya en el Jurásico basal, y sirviendo de facies que ocupa el tramo del límite estratigráfico entre los períodos mesozoicos del Triásico y Jurásico.
     No sabemos qué interés se tendrá en hacer de esta forma montañosa  de geología común, aunque parezca peculiar en su forma, algo que sea difícil de asumir e interpretar racionalmente. La geología es capaz de dar respuesta científica clara a la composición y edad de esta protuberancia montañosa. Esta vez el intento esotérico resulta difícil de asumir.
En el peldaño superior de la "pirámide".

No hay comentarios:

Publicar un comentario