¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

martes, 6 de octubre de 2015

Calefacción y conciencia medioambiental.




     En los centros educativos reciclamos papel hace muchos años. Y pilas. E intentamos educar en una conciencia medioambiental que ya quisieran ejercer muchos grupos ecologistas  en sus organizaciones. Sin embargo no suele haber consenso en el claustro de profesores respecto a lo que hay que hacer con el uso debido de la calefacción. Dentro de pocas fechas los centros pondrán en marcha sus potentes calderas, muchas de ellas a gasoil, para templar pasillos y aulas.

      Durante varias semanas, hasta navidades, habrá horas de la jornada lectiva en la que hará falta abrir las ventanas para poder respirar y refrescarse un poco. Será insoportable el estar allí dentro con un buen puñado de alumnos (entre 25 y 30, ó más…) a una temperatura que puede alcanzar al mediodía los 30 grados. Pero no se te ocurra decir (como se me ocurrió hace un tiempo) que si fuéramos en invierno con una prenda de más abrigo podríamos conseguir varios beneficios:  ahorrar combustible, estar en mejores condiciones ambientales en clase, y además (lo más convincente  y ecológicamente correcto) reduciríamos  la emisión de CO2 a la atmósfera en un 8% por cada grado que se  baje el termostato. Las miradas asesinas que recibí de muchos de mis recicladores compañeros aún me duelen. Por no nombrar las descalificaciones de otros. No me extrañó nada. Lo único que me sorprendió fue que no recibí el apoyo de los que de forma permanente estaban dando la vara y aleccionando a los demás  con el reciclado y uso justo de papel (respecto a lo que no hay nada que objetar…) y, sobre todo, con los que se quejan y usan (poniendo caras de gran preocupación) el mediático tema de la reducción del grosor de hielo de  los glaciares pirenaicos como consecuencia del exceso de calentamiento en el planeta. Pero cuando les toca a ellos aportar su granito de arena, nada de nada. Prefieren colocarse la chapita de Greenpeace sobre una fina camisa que sobre un grueso jersey de lana. Les queda mucho mejor…, ¡no hay duda!

     No sé si este año conseguiremos algo al respecto pero se volverá a intentar. La esperanza no se pierde.

1 comentario:

  1. Está de moda salir a la calle con una careta verde, pero una careta es una careta. Una pena.
    Ánimo este año!!

    ResponderEliminar