¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Un “mar de piedras” jurásico en Arroyo Cerezo (Rincón de Ademuz, Valencia).


Gran sabina sobre el mar de piedras de Arroyo Cerezo (Valencia).
Situación geográfica de Arroyo Cerezo,
 en el Rincón de Ademuz.
     La Depresión Calatayud-Teruel-Mira de la Cordillera Ibérica encuentra en el Rincón de Ademuz, junto al límite sureste de la misma, un interesante afloramiento de materiales mesozoicos (265-65 ma) y cenozoicos (65 ma- actual). Los depósitos mesozoicos aparecen altamente deformados tectónicamente por la acción de  la Orogenia Alpina, que tiene lugar entre hace 65 millones de años (ma) y 20 ma. En un recorrido por el Rincón de Ademuz hacia la rama aragonesa de la cordillera (hacia el suroeste)  se cortan abundantes series terciarias del relleno de la citada depresión que se apoyan discordantemente sobre antiguos materiales de la era secundaria. En la zona que nos ocupa, entre las localidades de Arroyo Cerezo y Alobras, los afloramientos de depósitos jurásicos y cretácicos marinos son también muy abundantes, cuyo origen es consecuencia de los sucesivos episodios transgresivos (avance) y regresivos (retirada) de la línea de costa de ese período temporal, entre 180 y 145 millones de años aproximadamente. Una continentalización a finales del Jurásico favorece el depósito de materiales semejantes, en facies y edad, a los que contienen restos de dinosaurios en los próximos yacimientos de Riodeva, al sur de Aragón, aunque aquí la exploración no ha dado resultados positivos en registro fósil hasta la fecha.
Mar de piedras.
     
Diaclasas ortogonales que dan lugar al mar de piedras.
     A techo de la serie carbonatada del Jurásico, cerca de la población de Arroyo Cerezo, se localiza un relieve geológico muy peculiar: se trata de un “mar de piedras”. Esas calizas jurásicas, de naturaleza oncolítica, se presentan en estratos casi horizontales y han sido fuertemente remodeladas por varios cauces y barrancos, activos hoy en día, lo que  permite reconocer un importante resalte montañoso a modo de muela que es el que domina el paisaje circundante.
Mar de piedras muy erosionado. Es perfectamente visible la retícula rocosa del mar de piedras.
     
Mar de piedras.
      Los posteriores reajustes tectónicos del terreno han hecho aparecer un conjunto de fracturas constituido por varios sistemas o familias de diaclasas (o fracturas sin desplazamiento de bloques) de disposición  ortogonal entre ellas en muchos casos, y que han facilitado, por erosión y disolución de las aristas de los bloques calcáreos, y por tanto con el consiguiente redondeamiento de la superficie de los mismos, de un sistema reticular de fragmentos superficiales de fácil visualización. El aspecto resultante consiste en una sucesión de pequeños montículos rocosos alineados, de sección cuadrangular o rectangular, que se asemeja en vista superficial a  rizaduras marinas, y que le da el nombre.
Por encima de las calizas oncolíticas
se sitúa el mar de piedras.

Sección estratigráfica del jurásico de Arroyo Cerezo (Rincón de Ademuz).
 A techo se encuentra el mar de piedras.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario