¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

sábado, 12 de septiembre de 2015

De geoturismo por el volcán Etna (Sicilia).

El humeante volcán Etna, visto desde Taormina (Sicilia).


     Es el volcán puntual más estudiado de Europa. El Etna, situado en la costa sureste de Sicilia supera los 3300 metros de altitud, siendo ésta cifra muy variable por su continua actividad volcánica. Las dataciones científicas apuntan a que se formó hace casi unos 200.000 años, cercano al límite de las placas tectónicas africana y euroasiática.
 

Subiendo al Etna.


Superposición de coladas volcánicas en la base turística, a 2000 metros del altitud, en el Etna.
 
     De gran actividad alternante entre efusiva y eruptiva, este estratovolcán ha sido el causante de un acontecimiento volcánico importante, datado aproximadamente  en unos  6000 años AC, que ha repercutido en la configuración de la historia y cultura occidental. Se trata de  un gran derrumbe hacia el mar del cono volcánico del Etna generando una gran brecha,  el denominado “Valle del buey”. Es más que probable que ese desmoronamiento produjese un gran tsunami en el mar Mediterráneo siendo la causa del arrasamiento de varios poblamientos de la actual costa de Israel, Libia y de Egipto, y diera lugar al famoso mito del Diluvio Universal.
 
Contemplando conos adventicios alineados en el Etna.

     Aunque el territorio volcánico del Etna no es comparable, ni en espectacularidad ni extensión, con otros complejos volcánicos europeos como, por ejemplo, el de la Caldera de Taburiente en Tenerife (Canarias), u otros, resaltan aquí las numerosas y potentes coladas de lava, muchas de ellas superpuestas, que tapizan sus laderas, además de abundantes conos adventicios, de varios tamaños, que aparecen casi alineados en direcciones radiales respecto al cono principal del volcán, lo que da idea de la intensa actividad de diversificación del magma en la cámara magmática principal.
 
Vista desde el aparcamiento del Etna de la zona que fue destruida por
una colada volcánica a finales del siglo pasado, al fondo.
Allí se ha reconstruido parte de las infraestructuras.

Infraestructura turística a 2000 metros, en el Etna.
     La base de operaciones turísticas se encuentra a 2000 metros de altitud, que por un lado facilita el acceso y la visita a las zonas más elevadas del volcán, y por otro, genera un impacto visual bastante agresivo al entorno natural. En pleno paisaje volcánico, junto a las infraestructuras turísticas,  pueden apreciarse las últimas “proezas” del volcán realizadas a finales del siglo XX y que causaron el derrumbe y posterior construcción de estructuras y edificios dedicados al turismo, aunque es la población de Nicolosi, casi en la base del Etna, la que más ha sufrido en su historia a causa de este emblemático volcán.
Vista del volcán desde el teatro grecorromano de Taormina (Sicilia).
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario