¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

jueves, 13 de octubre de 2016

En educación, ni una protesta en la calle.



     Estábamos acostumbrados a las protestas callejeras. Para tratar de evitar desahucios, para ir en contra de las corridas de toros, o en contra del cambio climático, por citar ejemplos “clásicos”. Y en estos momentos hay algunas de ellas que se echan mucho de menos. Se trata de las muy célebres manifestaciones en las puertas de los institutos, cada miércoles, realizadas por personal docente provisto de camisetas verdes en las que se leía el eslogan “escuela pública, de todos, para todos”.
     Ante la amenaza de la ley de educación LOMCE, la cual estamos padeciendo ahora, se produjo un fuerte movimiento en contra de multitud de recortes económicos y de personal en el mundo público de la educación, así como de normas restrictivas de cara al profesorado y al alumnado, que se detallaron y aplicaron en cuanto de desarrolló la ley. La inmensa mayoría del mundo educativo estaba de acuerdo en eso de pedir que no se redujera, y se hizo, el número de personas dedicadas a compensar deficiencias educativas de alumnado, sobre todo emigrante, que llegaba y llega a nuestros centros públicos con serias deficiencias. O en que no se sometiera a los alumnos a pasar por el aro de unas ya trasnochadas “reválidas” con el presumible  fin de estandarizar y jerarquizar los centros, y por tanto, las zonas y territorios, a modo de “guettos” educativos. Y ahora estamos en plena discusión de si se acepta o no por parte del ministerio la propuesta autonómica de hacer valer la “antigua” selectividad como esa reválida impuesta  para el final del bachillerato (veremos si nos hacen el "favor"…). Y también se estaba de acuerdo, y se exteriorizaba en las protestas, en que las ratios del alumnado por aula debían bajar considerablemente si se quiere conseguir una enseñanza de calidad. Nadie entiende que se pretendiera valorar una supuesta “excelencia” de los alumnos y centros con clases de bachillerato de 35 alumnos o más, tal y como se tenía y se tiene ahora.


    
     Pues bien, se estaba tan de acuerdo con la mayoría de esas peticiones que resulta extremadamente raro  que ahora, en una autonomía como la aragonesa, en la que los encargados de las cuestiones educativas, desde hace casi dos años ya, procedentes de los mismos ambientes reivindicativos que articulaban las protestas callejeras antes descritas, no se hayan establecido medidas que se parezcan en algo a lo reivindicado por el colectivo de profesores y la sociedad en general. ¿Tan difícil es acordarse una vez conseguido el poder que en las aulas sigue habiendo 35 o más alumnos? ¿Que hacen falta profesores de apoyo tal y como se pedía? ¿Que si queremos que se eliminen las cuestionadas reválidas en distintos niveles educativos (Primaria, 4º de ESO y Bachillerato) hay que seguir pidiendo con contundencia que no deben hacerse? ¿Que lo de la excelencia y el ranking de centros es algo sectario y discriminador? ¿Que…?
     No hay que desesperar. Seguro que alguna asamblea o fuerza viva política moviliza al personal en breve para volver a la calle, a las barricadas,  y pedir que la educación llegue a ser verdadera educación y no un trámite social de almacenaje y procesado mental de alumnado en masa. Espero que desde su poltrona se den cuenta que no han hecho nada al respecto, todavía, excepto aplicar sumisamente la nueva ley a los centros. Aunque  cabe la duda de que alguno de sus colegas instalados en el poder mueva ahora ni un solo dedo para conseguirlo, pues da la impresión de que  están en otros menesteres mucho más mediáticos para conseguir votos que lo que supondría una firme y necesaria protesta social con fines educativos.

1 comentario:

  1. Los dias de camisetas verdes se han quedado en los armarios, y los cambios en educación tambien se han olvidado. Seguimos con la misma pasividad por parte de los nuevos gobernantes que mucho gritaron en su momento.

    ResponderEliminar