¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

domingo, 14 de junio de 2015

Jurassic World y Dinópolis.



     Una nueva generación entusiasmada con los dinosaurios. Eso es lo que van a conseguir con la nueva película Jurassic World de Spielberg. Hace más de 20 años que lo consiguieron con las primeras producciones y ahora repiten con la juventud actual. La excelente película de dinosaurios que se acaba de estrenar es, además de entretenida y muy recomendable, un ejemplo claro de la afición que existe hoy en día por estos organismos que dejaron de existir hace 65 millones de años.
     Al principio, cuando se realizaron las primeras películas de la “saga” de dinosaurios, no faltaron paleontólogos que argumentaban que solo era un producto comercial pues los dinosaurios “no sirven para nada y hay que ponerlos en su sitio”, cito textual el comentario de un catedrático de paleontología conocido mío. Supongo que era un comentario un tanto envidioso, pues la mayoría de los paleontólogos no se dedican a estudiar dinosaurios, sino otros grupos de organismos fósiles mucho menos vistosos que ellos. Hoy en día, y seguramente gracias a Spielberg, algunos de aquellos niños y adolescentes que vieron  las primeras películas se dedicaron después, de adultos, al estudio del misterioso y especial mundo de los dinosaurios.
 

 

     En la nueva película hay imágenes que, guardando las distancias y el presupuesto, recuerdan a nuestro Dinópolis de Teruel. Las escenas relacionadas con los accesos al recinto, los juegos infantiles de excavación  o reconocimiento de organismos, son algo que los que han visitado el parque temático aragonés recordará sin problemas. En Teruel se está desarrollando uno de los proyectos, públicamente financiados, más atractivos e interesantes de Aragón en relación con el mundo paleontológico. La gran reserva fosilífera de Teruel junto a un imparable impulso investigador de su equipo hace que en los últimos años el complejo Dinópolis (y sus tentáculos distribuidos por toda la provincia) sea el referente hispano y europeo para uno de los objetivos esenciales de la paleontología, como es el transmitir y divulgar los avances que en esta ciencia se producen.
 

 

     Hay gente que se asombra de que el periódico de Teruel sea casi siempre el primero en avanzar la información que surge de las entrañas de Dinópolis para el mundo. Sin duda se debe a que en tierras turolenses hay gente que trabaja en paleontología que no solo mira por engordar su currículo a base de trabajos puntuales, y que  cree firmemente que la vertiente social de su trabajo debe estar siempre al servicio de la sociedad que soporta, con interés y confianza, la carga económica de sus trabajos e investigaciones. Nunca como en la paleontología de Teruel hecha desde Dinópolis ha sido tan beneficiosa una confianza social y la    inversión económica de todos. Los resultados y la muestra del excelente Museo Aragonés de Paleontología  en el seno de Dinópolis, y su actividad científica, son la mejor referencia de cómo debe ser una perfecta incardinación entre ciencia y sociedad.
     Hay que ver Jurassic World. Y después visitar Dinópolis en Teruel…, no defraudará.
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario