¡Dejadme vivir! Geología, Paleontología, Ecología, Educación.

Enrique Gil Bazán.
Doctor en Ciencias Geológicas (Paleontología).
Dpto. Biología y Geología. IES Ramón y Cajal (Zaragoza)
Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Diputación General de Aragón.
Zaragoza, Aragón, España.

lunes, 4 de febrero de 2013

A Finlandia hemos de ir.

Paisaje finlandés.

   
      Es muy probable que vieran el programa de televisión presentado por Jordi Évole sobre la educación en Finlandia. Desde que se anunció tenía ganas de verlo, más que nada, por comprobar de una vez en qué consiste y desarrolla el sistema educativo finlandés del que tanto se habla y tan bien. Aparte de ver más bien un programa parecido a “Españoles por el mundo”, pues entrevistó a varios españoles que trabajaban allí, algunos de ellos relacionados con la educación, no pude comprobar en absoluto ninguna de las excelencias educativas de ese país.

     Quizás porque partimos de que allí todo es perfecto en educación, los niveles son altísimos, y la dedicación profesoral y administrativa hacia el alumnado es impecable, lo que vimos, casi sin analizar, deja mucho que desear. Me explicaré. Las ratios (proporción alumnos/profesor por aula) no son tan diferentes de las de aquí, hasta ahora. Comentaban que hay por aula 18 alumnos (aquí eran como mucho 25 en Primaria) y con el apoyo de otro profesor si hay algún alumno con necesidades especiales. Igual que aquí. Las clases son de 45 minutos, saliendo después de cada clase 15 minutos al “recreo”. Esto consiste en salir a la calle directamente, pues no hay vallado de las instalaciones educativas. ¿Maravilloso, no? Y no digo jardín o patio ya que era imposible saberlo debido al duro hielo, no nieve, que cubría el suelo. Y así durante meses y meses. ¿Allí no se caen y rompen algo los niños? Imaginen aquí las protestas de las asociaciones de padres (y madres) si cada tres cuartos de hora hubiera que equiparse para salir a la intemperie, con el riesgo de romperse la crisma en cada episodio sobre el hielo. Y los quebraderos de cabeza del profesorado tratando de esquivar las denuncias que los padres (y madres) podrían ponerles si algo de eso pasara. Pero visto allí todo parece de cuento, ¿verdad?


     Nadie nombró nada de los contenidos conceptuales que esos niños reciben a diario. No se compararon temarios ni otros aspectos de los currículos de ninguna etapa educativa. Mucho trajín entrando y saliendo de las aulas, pero de qué aprenden, nada de nada. De todas formas tampoco hay que preguntar mucho sobre esto teniendo en cuenta la impresionante panoplia de Premios Nobel que tiene Finlandia, y los numerosísimos inventos y adelantos técnicos que la culta sociedad finlandesa ha ofrecido a este mundo en las últimas décadas. Eso sí, confesaban que en los años 90 sufrieron una crisis económica por el alejamiento económico de la Unión Soviética y esa generación, que ronda ahora la treintena, es una generación “perdida”, según ellos. ¿Qué vigor para salir de apuros y atolladeros personales, verdad? ¿A esa gente no la “reciclan” socialmente?

     Tampoco se habló de las retribuciones económicas del profesorado, aunque dicen que están valoradísimos;  del elevado porcentaje de ultraderechistas racistas que hay por allí (esos han debido de estudiar con otro sistema o en otros sitio…) y de los desesperos que la gente coge con esa latitud (sin sol y casi sin comida autóctona), lo que les hace suicidarse oyendo a Sibelius casi en masa (esto es una exageración a propósito). Ni tampoco de los “guetos” en barrios casi marginales, que los hay, que les hace tener, aun con educación pública de calidad, importantes bolsas de pobreza y radicalismo. Claro,… si hubiera enseñanza privada, aunque fuera concertada y religiosa, y fuera usada por muchos que piensan que es mejor que la pública, como aquí, eso no pasaría. Pero hay que saber que a Finlandia no ha habido dios (con perdón) que fuera a evangelizar y poner de paso un buen colegio católico, de los "fetén", como los que se disfrutan por estos lares. Y claro, han tenido que conformar una educación pública, laica y nórdica, tan maravillosa como la que dicen que hay, y que muchos de aquí envidian.

     Para animar esos corazones diré que cada año compruebo a través de los alumnos que van a estudiar con becas Erasmus (veremos ahora lo que duran) al extranjero, que ellos, los “mal preparados” aquí,  son los reyes del mambo en cualquier universidad a la que van; que los niveles que llevan son muy superiores a los que les dan por ahí fuera; que los programas de esas universidades son mucho más triviales y facilones que los españoles. ¿Qué raro, no? Pues sí, es así. Y es bueno saberlo y recordarlo a menudo. Sobre todo por si lo queremos comentar con algún jubilado finlandés que ha conseguido pasar sus últimos años de su vida en un lugar de la costa española, con sol, tapas, terrazas, comida abundante y barata, con ambiente y ganas de vivir. Salieron de su particular finlandés sepulcro blanqueado por la nieve, dicen que muy educados, pero necesitados de “vida”. Está claro, somos diferentes.

3 comentarios:

  1. Me ha gustado que el analísis que has hecho sea más alentador que el que mucha gente sin saber de educación va a hacer a lo largo de esta semana tras ver el programa. Muchas veces, acostumbramos a repetir lo que hemos visto u oído sin reflexionar, y que eso pase en un partido Barça-Madrid, no tiene mucha trascendencia, pero que ocurra en grandes temas, entre los que se encuentra la educación, a veces puede dar pie a crear ideas erróneas. Hablo de la escuela primaria, y pienso que hay trabajando allí grandes profesionales y muy motivados, que más allá de enseñar, educan. Otra cosa es que el contexto político este jugando una mala pasada a interinos, sueldos oposiciones, etc. Pero no por ello se tiene que desprestigiar a toda una institución donde los maestros están al pie del cañon. Por otra parte, no quiero quitarle mérito a la labor periodística que está haciendo Jordi Évole desde hace unos cuantos meses, pero eso no quita para que sigamos analizando todo lo que oímos. Un saludo Enrique.

    Jorge Lapuente

    ResponderEliminar
  2. Me imagino Jorge que ahora tú estarás comprobando algo parecido en tus estancias europeas, no? Se hace demasiada demagogia respecto a lo de fuera denostando todo lo nuestro. Eso sí que es algo cultural...

    ResponderEliminar
  3. Hola amigos hace tiempo comencé a leer foros de Finlandia de gente que estaba o que había estado y leia comentarios y pensaba seras cabrones que mal lo pintan todo no dicen la verdad pero ahora debo de decir lo siento por pensar eso de aquellas personas que decían cosas negras sobre Finlandia, estaban en lo cierto lo estoy viviendo en mis carnes son las personas mas racistas del mundo en mi vida y he viajado por muchos países he recibido este trato de mierda oon perdón son falsos mezquinos OJO no todos ehhhhh pero temas de burocracia de verdad os digo si no teneis ingles ni algo de idea de fines si no teneis estudios tales como reyes o papas o lo que sea sarcástico de verdad no vengáis yo tengo ingles nivel medio fines español se algo de portugués y nada me llevan mareando meses para nada Suecia o noruega mejor opción pero no fácil eehhhh ANIMO a todos pero de verdad cuidado país de racismo.

    ResponderEliminar